abril 27, 2008

La vuelta de los enemigos intimos....


Cuando Fito Páez y Joaquín Sabina decidieron unir sus talentos para grabar un disco, no pudieron ser más exactos a la hora de ponerle nombre: “Enemigos Intimos”. Corría 1998 cuando Sabina y Páez se hicieron amigos en bares de Madrid, México y Buenos Aires... Hasta que esa amistad se trasladó a los estudios Circo Beat, en Capital Federal, donde grabaron las 14 canciones del CD en cuestión. Pocos comprendíamos esa unión artística, aunque la entendíamos desde el punto de vista humano. Dos “piratas”, dos noctámbulos, dos almas demasiado parecidas desde muchos puntos de vista. Si bien Joaquín Sabina acababa de girar, a finales de los 90, con Los Rodríguez de Andrés Calamaro por toda España y muchos esperaban la unión Calamaro-Sabina, las vueltas del destino hicieron que la fusión fuese con Páez. Y todo sonaba correcto. Nada podía fallar. Las letras de Sabina, las melodías de Fito... Y nada falló, por lo menos desde lo musical. Si uno pone nuevamente en su equipo el CD “Enemigos Intimos”, se va a encontrar con un gran disco, redondo desde todo punto de vista. Con grandes y enormes canciones. Que debió dar más frutos pero... Siempre hay un pero cuando hay dos “monstruos” juntos...Fito y Joaquín se pelearon. Lucha de egos, cansancio mutuo, reproches desde ambos lados del océano Atlántico, pases de facturas... Fue una pelea tan fuerte y real que debieron suspender la enorme (y millonaria) gira que tenían previsto hacer juntos por toda España y Latinoamérica. El disco quedo ahí, en el corazón de algunos y en el olvido de muchos. La gira nunca se hizo. La pelea fue brutal y mediática y cada uno siguió su propio camino... Con mucho éxito ambos, obvio.“El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos”... dice la canción. Y con los años uno baja la guardia y el ego ya es orgullo personal y no necesita de disputas. Por eso, porque son dos caballeros, Fito y Joaquín se volvieron a hablar primero y a juntarse a cantar después. Fue años atrás, cuando Sabina se presentó en La Bombonera y Fito pasó a afinar algunas canciones con él. La relación parecía volver a lo normal. Volvían a ser “enemigos íntimos”. Con risas, con canciones y con talento. Ahora este reencuentro tuvo una segunda prueba de fuego...
Fue en la sala del Palacio Municipal de Congresos de Ifema, en Madrid, delante de 2.000 personas que hicieron de extras para los aplausos del disco en vivo y del dvd que se grabó.
Después de un show que llevaba una hora y media y en el que había interpretado temas como "La rumba del piano", "Ciudad de pobres corazones", "Tumbas de la gloria" y "Dar es dar", entre otros, Páez, elegante con un traje negro y con gesto de felicidad, dijo: "Qué momento, va a temblar la ciudad" y presentó a Joaquín Sabina llamándolo "Míster Madrid". Juntos hicieron "Contigo" de Sabina y "Llueve sobre mojado", habra que esperar que salga la mercado el dvd para sentir las emociones mezcladas de toda le privilegiada gente que estuvo esa noche en Madrid.